Saltar navegador principal

¿Cómo el “kit de 72 horas” te puede salvar la vida?

Atención tras un catástrofe

No siempre podemos prever un desastre, pero podemos intentar disminuir sus efectos negativos al mantenernos preparados. Bien fuera que no tuviéramos que vivir incendios, terremotos, inundaciones, u otros desastres. Sin embargo, estos acechan a los humanos de forma natural y tenemos que aceptarlos como parte de nuestro tiempo de pruebas, desafíos y fe en la Tierra. ¿Qué podemos hacer para disminuir sus consecuencias?

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a través de su profeta actual en la tierra, recibe revelación directa de Jesucristo constantemente. Parte de esa revelación está centrada en el bienestar y la ayuda a los mas desfavorecidos o afectados por este tipo de desastres que nos ayuda a tener fe y entender el significado de las dificultades. Uno de los pilares fundamentales de esta preparación es el aprovisionamiento que consigamos hacer desde nuestros hogares, de tal forma que podamos velar por nosotros mismos.

A continuación mencionaremos nueve sencillos y básicos consejos que nos pueden ayudar estar preparados en situaciones de adversidad para responder en caso de emergencia.

1. La mochila con el kit de 72 horas

Una sugerencia para empezar es que tengáis mochilas con el “kit de 72 horas” para cada miembro de vuestra familia. En esta mochila debéis tener todas las cosas que necesitáis para tres días en situación de emergencia. Normalmente habrá llegado ayuda a un lugar afectado para este entonces. Si quieres aprender a preparar esta útil mochila te proporcionamos la forma de hacerlo.

2. Provisión de alimentos para un periodo más largo

Para las necesidades a largo plazo, donde se permita hacerlo, adquiera gradualmente una provisión de alimentos que dure mucho tiempo y que puedan usar para la sobrevivencia, tales como trigo, arroz blanco y alubias. Estos rubros pueden durar treinta años o más si se envasan adecuadamente y se almacenan en un ambiente fresco y seco. Se puede rotar una porción de estos artículos en el aprovisionamiento de tres meses. Te enseñamos como clasificar y almacenar alimentos con un periodo más largo de duración.


3. Agua potable

Se puede comprar agua comercialmente embotellada en envases de plástico PETE (o PET). Usa la fecha “consúmase preferentemente antes de” en el envase como pauta de rotación. Evita envases que no sean de plástico PETE. Si decides embotellar tú mismo el agua, te recomendamos seguir estos sencillos consejos.

4. Reserva económica

Establezcan una reserva de recursos económicos al ahorrar un poco de dinero cada semana y auméntenla gradualmente hasta tener una cantidad razonable. Aprende cómo crear un plan de reserva económica compatible con tus ingresos.

5. Medicina y artículos de primeros auxilios

Un botiquín de primeros auxilios siempre es útil y por lo general disponemos de uno en casa, no obstante es fundamental comprobar fechas en las que caducan las medicinas, y asegurarnos de que los artículos de primeros auxilios, como gasas, alcohol, vendas, etc, se encuentren en buen estado.

Mochila de emergencia
Es aconsejable que cada miembro de la familia tenga una mochila con artículos básicos para tres días de supervivencia en caso de emergencia.
6. Ropa personal y de cama

La ropa además de vestirnos también nos puede ayudar a protegernos, en situaciones de desastre natural los factores medioambientales como el frío o el calor pueden afectar nuestro estado de salud, de axila importancia de disponer de prendas en la mochila como tal.

7. Documentos importantes

Tengan bolsas de plástico con auto cierre preparados para guardar los documentos necesarios. De esta manera se previene que los documentos se arruinen a causa del agua.

8. Formas de comunicarse con la familia después de una catástrofe

Recuerden que los medios de comunicación mas comunes pueden ser afectados por los desastres naturales. Ponte de acuerdo con tu familia en cuanto a dónde encontrarse, cuando las circunstancias lo permitan, después de un desastre.

¡Manos a la obra! Prevengamos algunos de los riesgos que podrían venir con estos desastres inesperados. No se limiten a estas sugerencias. Hay mucho que pueden hacer para aprender, por ejemplo, cómo hacer una hoguera o purificar el agua, entre otras cosas. Comparte con tus conocidos para que más personas puedan estar preparados.

Si deseas aprender más acerca del kit de supervivencia o compartir esta información con amigos, familiares u otras organizaciones, te animamos a visitar nuestra guía oficial de salvamento.