Entones Haré Que Las Cosas Débiles Sean Fuertes Para Ellos

    Mensaje de los Líderes del Área

    Jovenes
    Élder Wolfgang Pilz
    Élder Wolfgang Pilz Setenta de Área

    Rodeando la ciudad donde crecí, había hermosos bosques que aún hoy se corresponden con la imagen del romántico bosque alemán. Estos bosques fueron el origen de historias misteriosas y narraciones de la antigüedad. En una charca solitaria conocida como Siegfried's Spring, se supone que tuvo lugar un hecho al que todavía se hace referencia en el mundo mitológico del centro y norte de Europa.

    Nuestro héroe se llama Sigfrido, conocido en las tierras del norte como Sigurd.

    Este joven es descrito como valiente, fuerte y aventurero. Su fama aumentó aún más después de vencer a un dragón con su espada. Posteriormente se bañó en la sangre del monstruo sacrificado para volverse invulnerable. Desafortunadamente, en ese momento, una hoja de tilo cayó sobre su espalda, por lo que un determinado lugar quedó sin cubrir.

    Esta parte desprotegida demostró posteriormente ser la causa de su caída. Sigfrido se enredó en una intriga entre dos reinas y posteriormente fue asesinado en una emboscada. Durante la cacería, fue asesinado con una lanza arrojada por un traidor que conocía ese punto vulnerable, justo cuando se inclinaba para beber de la fuente.

    La osadía de Sigfrido se basaba en su sentimiento de invulnerabilidad, pero tenía un punto débil que su enemigo conocía y aprovechó.

    Nosotros, también, a menudo, nos sentimos seguros e invulnerables por nuestra excesiva confianza. Pero si no reconocemos nuestras debilidades y no las convertimos en fortalezas, también podemos vernos abrumados.

    Los invito a seguir el consejo de Moroni cuando nos exhorta a llevar nuestras debilidades al Señor:

    “y si los hombres vienen a mí, les mostraré su debilidad… porque si se humillan ante mí, y tienen fe en mí, entones haré que las cosas débiles sean fuertes para ellos”1

    El individualismo, una característica poco atractiva, nuestra tendencia a estallar, enfadarnos fácilmente, pensar y hablar mal de los demás, regocijarse en la desgracia ajena, juzgar injusta o perjudicialmente, todo eso nos hace vulnerables y atacables. A menudo llevamos con nosotros rasgos de carácter que se arraigaron en nuestra juventud y en los que nunca se ha trabajado. Algunas veces son consecuencia de experiencias de nuestra niñez o juventud de las cuales nosotros mismos no somos responsables. Cualquiera que sea la razón, haríamos bien en llevar estas debilidades al Señor. Él puede curarnos. Él espera que hagamos un sacrificio en el altar, no un sacrificio como en los tiempos antiguos, sino el de un corazón quebrantado y un espíritu contrito.

    Las palabras del Rey David muestran que la gente en la antigüedad ya sabía que solo los holocaustos no eran suficientes: “Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; el corazón quebrantado y contrito…”2

    El Señor resucitado repitió este mandato en el Nuevo Mundo inmediatamente después de haber anunciado la abolición de las ofrendas quemadas: “Y me ofreceréis como sacrificio un corazón quebrantado y un espíritu contrito. Y al que venga a mí con un corazón quebrantado y un espíritu contrito, lo bautizaré con fuego y con el Espíritu Santo…”3

    En estos días en que aparecerá este artículo, hay encuentros de “Para la fortaleza de la juventud”(PFJ para abreviar) en toda Europa. Estas conferencias no son simplemente eventos divertidos, sino que están destinados a enseñar a nuestros jóvenes cómo prepararse para la guía divina. Para que los jóvenes puedan llevarse consigo a casa las cosas que recibirán, les enseñan a los jóvenes a seguir un código de conducta durante la convención que se reflejará en su comportamiento e incluso en su apariencia exterior. Descubren dónde están sus puntos débiles personales para poder protegerse eficazmente contra los dardos del adversario. Luego vuelven a casa con el deseo de ponerse toda la armadura de Dios para que ningún punto en su cuerpo espiritual permanezca desprotegido en el futuro.

    Regocijémonos en la fortaleza de la 'juventud de Sión' que permanece inquebrantable en medio de las turbulentas corrientes de nuestro tiempo.

    ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­_____________________________

    1 Éter 12:27

    2 Salmos 51:17

    3 3 Nefi 9:20