Encuentro en el Palacio de San Esteban

    Susana Lorente y Leandro Guillén con Fernando López Miras, Presidente de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.

    El pasado día 22 de enero  el Presidente de la Comunidad autónoma de la región de Murcia,  Fernando López Miras, recibió a la directora de Asuntos Públicos de la estaca de Cartagena, la hermana Susana Lorente y al Patriarca y 2º Consejero en la Presidencia del Templo, el hermano Leandro Guillén.

     

    El encuentro se llevó a cabo en el Palacio de San Esteban situado en el centro de la ciudad de Murcia,  donde el Presidente López Miras tiene su lugar de trabajo. Citados a las 12:30, el hermano Guillén y la hermana Lorente mantuvieron una conversación de más de una hora con el Presidente, donde en un ambiente cómodo y distendido tuvieron la oportunidad de hablarle del origen de la Iglesia y como ésta había llegado a España, las creencias básicas, diferencias con otras religiones, los programas de la Iglesia, el Templo y FamilySearch.

     

    El Presidente López Miras, quien confesó creer en Dios, en Jesucristo y en la resurrección, se mostró interesado durante toda la conversación participando de una manera activa y expresando su deseo de visitar la Iglesia. Aprovechando ese deseo, se le habló de las conferencias de estaca y se le extendió la invitación para  la que se celebrará el próximo 12 de mayo, invitación que aceptó con mucho agrado. Se le hizo además entrega de un ejemplar del Libro de Mormón donde se le explicó lo que encontraría en su lectura. Pero sin duda alguna, lo que más le emocionó fue el regalo de su árbol genealógico. Gracias a la colaboración de los padres del Presidente de La Comunidad autónoma, Fernando López y María Jesús Miras, quienes se involucraron desde el principio, el hermano Leandro Guillén y su esposa Soledad Moreno pudieron llevar a cabo la historia familiar del Presidente de La Comunidad.  Durante más de 10 minutos estuvo observando con detenimiento su árbol genealógico, contemplando con emoción los nombres de sus antepasados y recordando a los familiares conocidos.

     

    Llegando ya casi al final de la conversación, el Presidente Fernando López Miras preguntó a la hermana Lorente y al hermano Guillén  ¿qué podía hacer la Comunidad autónoma para ayudar a la Iglesia?, respondiendo que ellos habían venido a preguntarle lo mismo ¿qué podía hacer la Iglesia por su Comunidad? Para que tuviera constancia de las cosas en las que la Iglesia podía ser útil, se le entregó una relación de los proyectos llevados a cabo por la estaca durante todo el año 2018, haciéndole saber que en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días encontraría cientos de manos voluntarias para lo que pudieran necesitar.

     

    Con estas palabras: “Me ha encantado conoceros” el propio Presidente López Miras acompañó a la hermana Lorente y al hermano Guillén hasta la puerta de salida, y mientras recorrían juntos los pasillos del Palacio, fue explicándoles cada una de las estancias. Ya en la calle, y antes de despedirse, el Presidente de la Comunidad autónoma, sabiendo la importancia que la familia tiene para los miembros,  expresó su deseo de invitar a la Iglesia a un evento en el que se aprobará una ley para la protección de la familia.

     

    Sin duda alguna, el 22 de enero fue un día especial en el que no solamente ha sido posible crear una relación positiva con la máxima autoridad política en la región de Murcia, sino que además se ha reconocido a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días como una influencia positiva en el mundo y a sus miembros como discípulos sinceros y diligentes del Señor Jesucristo.