Los miembros de la Iglesia en Valencia sirven en Yátova

    Los participantes del evento de servicio

    Casi un centenar de miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se han dado cita en la localidad de Yátova, municipio de la Comunidad Valenciana en la Comarca de la Hoya de Buñol, para dedicar tiempo a prestar servicio con motivo de la conmemoración del 50 Aniversario de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en España.

     

    La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días siempre ha mantenido una magnífica relación con el Ayuntamiento de Yátova la cual se ha fraguado a través del servicio completamente desinteresado en esta localidad y algunos municipios aledaños. Tal y como expresó el alcalde del municipio de Yátova, Miguel Tórtola: “Siempre hemos recibido un apoyo y servicio completamente desinteresado por vuestra parte. Nos sorprende vuestro altruismo, eficacia y labor. Es admirable y además necesario hoy en día actos de este tipo”. Así mismo destacó el gran número de personas participando en todo tipo de labores, algo por lo que ha expresado un enorme agradecimiento.

     

    Para llevar a cabo este acto de servicio, los participantes de la Estaca de Valencia se desplazaron hasta Yátova, al parque de la Fuente de la Salud. Este espacio recreativo  está compuesto de zonas de juegos con árboles, mesas, merenderos, pilas y zonas verdes. Se encuentra en el perímetro de casi un centenar de personas, entre ellos familias, jóvenes y niños. El parque de la Fuente de la Salud se caracteriza por ser un espacio al cual acuden asiduamente la mayoría de habitantes del pueblo para descansar y llevar a cabo actividades recreativas, además de ser un espacio muy añorado por las personas mayores de esta localidad.

    Hermanos pintando las barandas

    Las labores que los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días llevaron a cabo consistieron en limpieza de los suelos de zonas verdes y aledañas. También pintaron los murales, paredes, fuentes, zonas de descanso, y barandillas. Todos los miembros participaron entusiasmados; algunos expresaban entre sonrisas lo bien que se sentían ayudando a mejorar un lugar al que muchas personas, entre ellas mayores y niños, vendrán a visitar. Otros mencionaron la importancia de llevar a cabo acciones para mejorar la calidad de vida de las personas al hacer su entorno más agradable. Los niños y jóvenes estuvieron muy activos y dispuestos en todo momento a colaborar. Muchos de ellos dijeron estar muy seguros de repetir otra experiencia tan enriquecedora como esta.

    Jóvenes recogiendo hojas

    Todos los participantes en esta obra de servicio se sintieron orgullosos con el lema que lucía en sus chalecos: “La caridad nunca deja de ser.” Se sintieron animados y responsables del cambio que se puede producir en la sociedad al servir de forma desinteresada y dedicar un tiempo valioso de sus vidas a iluminar Valencia con actos caritativos y humanos. Fue una experiencia que ha quedado grabada también en los corazones de los habitantes de la hermosa localidad de Yátova. Tal y como expresó Encarnación Clemente, octogenaria nacida en este municipio y la primer miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de dicha localidad: “Me siento muy feliz de estar en mi pueblo natal conmemorando el 50 aniversario de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ayudando a preservar y cuidar esta fuente de la cual tengo tan gratos recuerdos de mi vida.”


    La caridad nunca deja de ser.