Celebración en Murcia del 50 Aniversario de la Iglesia

    Misioneros y misioneros retornados participantes de la actividad

    Los pasados días 26, 27 y 28 de julio tuvieron lugar en la capilla de Murcia los actos de conmemoración del  50 Aniversario de la Iglesia en España.

     

    Tales actos comenzaron en la mañana del viernes con “El Día de la Cosecha”. Los misioneros de regla se reunieron en la capilla con algunos de los primeros misioneros que sirvieron en Murcia (lo élderes Johnson, Rains y Bobick), el matrimonio misionero encargado de recopilar la historia de la Iglesia en España (los Candland) y el presidente de la Misión Barcelona España y su esposa. Tuvieron lo que se conoce como una Conferencia de zona, tras la cual salieron en busca de los miembros menos activos, a quienes visitaron en sus casas. Luego, el grupo entero de misioneros y exmisioneros repartieron invitaciones por la calle animando a las personas a ir a ver la exposición fotográfica de los orígenes y la evolución de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Murcia.

    Ya por la noche, los miembros de los Barrios de Murcia 1 y Murcia 2 agasajaron a todos los que habían participado en este “Día de la Cosecha” con una suculenta cena. Hasta un total de sesenta personas pudieron disfrutar de este primer día de los actos del 50 Aniversario.

    Participantes de la cena

    El sábado 27 de julio, a las 8:00 de la mañana, se volvieron a reunir todos los miembros en la capilla de Murcia para disfrutar de un delicioso desayuno y subir al monte de la Fuensanta, lugar donde fueron los primeros misioneros que llegaron a la ciudad de Murcia para ofrecer la oración dedicatoria. Allí se comenzó con un número musical a cargo de un coro formado por jóvenes. Con el espíritu sintiéndose con fuerza, el élder Candland volvió a leer la oración dedicatoria que ofrecieron los élderes Gordon Wilson y Craig Isenbarge el 26 de agosto de 1973 para abrir la ciudad de Murcia a la predicación del Evangelio.

    Tras la oración, miembros pioneros y misioneros que sirvieron en los primeros años de la Iglesia en Murcia relataron anécdotas y curiosidades de los orígenes de la Iglesia en la ciudad. Después, el Obispo Dacosta, del Barrio de Murcia 1, ofreció una nueva oración al Señor, pidiéndole ayuda para la obra misional en la ciudad así como el regreso de los que un día hicieron convenios con el Señor y por alguna razón se apartaron de la senda de esos convenios.

    El coro de jóvenes

    A las 12:30 tuvo lugar en la capilla la apertura de “La Exposición Fotográfica”, que recogió la evolución de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días en la ciudad de Murcia en estos últimos cincuenta años. Por la tarde se hizo un recorrido de las instalaciones de la Iglesia a los visitantes, enseñándoles cada una de las aulas y explicándoles las distintas organizaciones que existen en la Iglesia y las enseñanzas que en ellas se imparten. A las 20:00 tuvo lugar “La Noche de las Naciones” con bailes y comidas típicas de cada una de las naciones representadas por los miembros de ambos barrios. Hasta un total de ochenta personas pudieron disfrutar de los actos conmemorativos de ese día.

    El domingo 28 de julio, las reuniones sacramentales de ambos barrios fueron especiales, pues se pidió a cada uno de los primeros misioneros que sirvieron en la ciudad de Murcia que compartieran sus testimonios y experiencias. En las clases, el matrimonio Candland deleitó a ambos barrios con una proyección con información, datos y reseñas en cuanto a los comienzos de la Iglesia en España y su evolución.

    Sin duda alguna, fueron tres días maravillosos y emotivos para todos los participantes y para los élderes Johnson, Rains y Bobick, por encontrarse con viejos amigos y ver cómo la Iglesia ha evolucionado, pasando de ser una pequeña rama, a dos grandes barrios.

    Los miembros de Murcia sintieron gratitud por el gran esfuerzo y sacrificio que hicieron todos esos primeros misioneros, pues gracias a ellos hoy en la ciudad de Murcia está el Evangelio restaurado y la verdadera Iglesia: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días.