Saltar navegador principal

Informe de la primera sesión de FSY 2017

Los testimonios de lo jóvenes nos recuerdan que podemos pedir a Dios y Él nos dará sus respuestas.

Jóvenes estudiando las Escrituras en FSY 2017

Por Elisa Santana, Barrio Azuqueca de Henares, Estaca Madrid Este

'Y el Señor llamó Sion a su pueblo, porque eran uno en corazón y voluntad, y vivían en rectitud' (Moisés 7:18). Durante una semana, los jóvenes de la Misión Madrid, España pudieron experimentar el verdadero significado de la palabra Sion. FSY (acrónimo en inglés de “Para la Fortaleza de la Juventud”) fue una oportunidad única para estos jóvenes de acercarse a su Padre Celestial y al Salvador, de formar amistades con jóvenes de su misma fe y de recibir revelación personal.

Pide a Dios (Santiago 1:5), el lema de la mutual de este año, fue el tema central de la semana. No solo en las diferentes lecciones y actividades, sino también en el corazón de cada joven. Cada participante de la FSY puso a prueba su fe y pidió a Dios.

El lunes todos los jóvenes participaron de la noche de hogar en la que se les instó a buscar respuestas a sus preguntas. Algunas preguntas fueron “¿es esta la iglesia verdadera?”, “¿realmente José Smith fue un profeta? “, “¿debo salir a una misión?”, “¿qué puedo hacer para ayudar a otros a seguir a Jesucristo?”... Se pusieron la meta de buscar respuestas durante toda la semana.

Jóvenes FSY 2017 Madrid
Jóvenes del coro

El martes tuvieron la oportunidad de escuchar clases preparadas por maestros excepcionales. Ellos, junto con el Espíritu, respondieron muchas de las preguntas de los jóvenes. No solo disfrutaron de clases, sino también de un baile. Los jóvenes pudieron disfrutar del buen ambiente que traía la buena música.

El miércoles tuvieron las actividades Predicad mi Evangelio y Compartir el Evangelio. Cada joven se puso su placa de “Futuro Misionero” y se prepararon para enseñar diferentes lecciones a sus compañeros. Los jóvenes sintieron mucho el Espíritu y supieron que pueden compartir el Evangelio de manera sencilla. Sintieron que Dios no requiere mucho conocimiento para ser un misionero, sino un corazón bien dispuesto. Esa noche participaron de un concurso que ponía a prueba su originalidad creando vítores y pancartas con el nombre de su compañía como tema principal. También jugaron juntos y tuvieron un buffet de hamburguesas.

Violonchelo y viola hermanos Benito
Jóvenes FSY 2017 Madrid

El jueves es conocido como el día más espiritual de la FSY. Los jóvenes se visten con ropa de domingo y participan de la actividad Jesus el Cristo, donde estudian esta declaración y los jóvenes comparten sus sentimientos acerca del Salvador. Tuvieron un show de variedades donde los jóvenes podían mostrar sus talentos. En la noche tuvieron una reunión de testimonios. El mismo Espíritu que había tocado el corazón de los jóvenes durante la semana volvió a testificar de Jesucristo y de cómo Dios les ama más de lo que pueden imaginar.

El viernes escucharon de sus consejeros mensajes inspirados en Para la fortaleza de la juventud. También participaron de una gran actividad de servicio. Hubo una recogida de alimentos y de tapones que habían recogido antes y durante la FSY. También cosieron cojines de corazón para mujeres con cáncer de mama. Esa noche tuvieron el baile de gala. La última reunión de la FSY se efectuó después de este baile. Llévatelo a casa es una actividad donde los jóvenes reflexionan sobre lo que han aprendido durante la conferencia y cómo pueden seguir aplicando esos mismos principios en sus hogares y barrios.

Jóvenes FSY 2017
Jóvenes FSY 2017

Lo más importante de la FSY es la actitud de los jóvenes y su deseo de obtener sus ansiadas respuestas. Cada joven no luchaba solo por sus dudas, sino también por las de sus compañeros. Juntos lograron respuestas y eso los fortaleció. Cada joven elevaba a otro, como el Salvador lo hubiera hecho. Se desarrolló un espíritu de amor y unidad en la FSY que llenó el corazón de todos los que allí estaban presentes. Sus preguntas se tornaron en “¿Como un día pude dudar sobre todo eso? Es algo increíble...” (Wyllnara).

Hoy los testimonios de estos jóvenes nos recuerdan que Dios siempre está ahí para nosotros. Que Dios no es un Dios parcial, sino realmente un Padre Celestial dispuesto a hacer cuanto sea necesario por el bienestar de Sus hijos. Podemos pedir a Dios. Busquemos sus respuestas y las encontraremos.