Saltar navegador principal

Cómo podemos utilizar la oración para comunicarnos con Dios

Niño orando

¿Qué enseña la religión mormona sobre la oración?

Los mormones, también conocidos como miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, creen que la oración es la comunicación entre nosotros y Dios, nuestro Padre Celestial. Nuestro Padre Celestial quiere que le oremos cada día, tanto individualmente como con nuestra familia. Los mormones creen que Dios quiere que le oremos “a Él y a nadie más” (véase “Oración”, Temas del Evangelio, topics.lds.org). La religión mormona enseña, al igual que la Biblia, que cuando Jesucristo estuvo en la tierra, Él explicó que deberíamos orar al Padre Celestial en el nombre de Jesús (véase Juan 16:23). Para los mormones, la oración es tanto un mandamiento de Dios como una oportunidad para comunicarse personalmente con Él.

¿Cómo deberíamos orar?

Para mostrar nuestro respeto y amor por Dios al orar, nos arrodillamos, inclinamos la cabeza y cerramos los ojos. Los mormones creen que cuando oramos, deberíamos tener en cuenta que estamos hablando a nuestro Padre Celestial y deberíamos usar un lenguaje cercano pero respetuoso.

La religión mormona enseña que se invoca poder al orar en voz alta. Además, las escrituras nos animan a orar frecuentemente solos para poder expresar nuestros verdaderos sentimientos hacia Dios (véase Mateo 6:6–7; Alma 34:17–27). Sin embargo, podemos orar a Dios en cualquier momento y lugar. La creencia mormona es también que incluso un pensamiento puede constituir una oración si se dirige hacia Dios (véase Guía para el Estudio de las Escrituras, “Oración”, scriptures.lds.org).

Los mormones creen que, cuando oremos, deberíamos expresar nuestra gratitud al Padre Celestial por nuestras muchas bendiciones. Como señaló un líder mormón, “Las oraciones más fervientes y espirituales que he experimentado contenían muchas expresiones de agradecimiento y pocas peticiones o ninguna” (véase David A. Bednar, “Ora siempre”, Liahona, noviembre de 2008, pág. 42). Los mormones creen que todo lo que poseemos viene de Dios y que aun en medio de las mayores dificultades, todavía podemos agradecerle por todas nuestras bendiciones.

La religión mormona enseña que el Padre Celestial quiere que, al orar, le pidamos las cosas que necesitamos. Jesucristo enseñó: “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá” (Mateo 7:7–8). Los mormones creen que cuando oramos, podemos pedir al Padre Celestial que nos ayude con necesidades físicas, emocionales, espirituales y de cualquier otro tipo. Los mormones también creen que, como es nuestro amoroso Padre, Dios desea ayudarnos y que nos concederá cada bendición que sea conveniente para nosotros. No obstante, cuando pidamos bendiciones al Padre Celestial, deberíamos orar para que se haga Su voluntad y además, deberíamos hacer todo lo que podamos para ser dignos de recibir las bendiciones que pedimos.

¿Qué bendiciones proporciona la oración?

Los mormones creen que la oración trae muchas bendiciones. La religión mormona enseña que cuando oramos, podemos sentir el amor de Dios por nosotros.  Sentimos gratitud al meditar en las muchas bendiciones que ya tenemos en nuestra vida. Sentimos más felicidad y paz al esforzarnos por adaptar en la vida nuestra voluntad a la de Dios. Somos bendecidos con más paciencia y fe. Podemos sentir la influencia del Espíritu Santo guiándonos y dirigiéndonos. Cuando oramos, Dios abre las ventanas del cielo y nos concede bendiciones que Él ya está dispuesto a darnos y que solo necesitamos pedir para recibirlas. Podemos asimismo bendecir a los demás al expresar peticiones sinceras a Dios por su bienestar. 

Cómo puede aprender acerca del plan de Dios para usted

Para aprender más sobre la religión mormona y lo que los mormones creen sobre la oración, visite mormon.org.